Sherlock Holmes, un personaje que perdura en el tiempo

sherlock-holmes-ilustration



Son muy pocos los personas ficticios que, creados hace muchas décadas, han seguido siendo populares hasta nuestros días. Tintín, el dibujo animado creado por Georges Prosper Remi en 1929 es un claro ejemplo, ya que del libro se ha basado la serie de dibujos animados e incluso en el 2011 se desarrolló una película (Las aventuras de Tintín). Superman, Batman y otros heroes de comics también llegan a nuestros días gracias tal vez a haber saltado a la pantalla grande, pero por lo general estos casos son excepciones, y los personajes ficticios no sobreviven a tantos años.

Uno de estos personajes ha ganado mucha atención desde Hollywood, y más recientemente con la última producción del director cinematográfico Guy Ritchie: La película de Sherlock holmes (2009), y con la espectacular segunda entrega del film, Sherlock Holmes: A Game of Shadow (2011) postulada entre las mejores peliculas en los premios Oscar. La pregunta entonces es, ¿Qué hace a Sherlock Holmes tan popular?

El personaje de Sherlock es único, intrigante, soberbio y egocentrico, pero sobre todo bastante diferente de los otros personajes creados a partir del siglo XIX.
Una de las particularidades de Holmes es su inteligencia, deslumbrante y casi inhumana. Él es capaz de deducir varios hechos personales tan solo con hecharle un vistaso a alguien; en muchas de sus historias, basta con que observe la vestimenta y los accesorios de las personas que llegan a él para averiguar la profesión de dicha persona.
Como ya hemos mencionado, tiene grandes habilidades perceptivas que combinado con un razonamiento deductivo lo vuelven casi infalible.
Pero Sherlock es en realidad la mitad de una historia (la más importante quizás, pero la mitad al fin), la contraparte es su compañero inseparable Watson, y quizás sea por él que haya tenido tanto éxito el personaje.


Watson es el personaje que Conan Doyle creó como contraparte de la excesiva excentricidad de Sherlock, y éste le permite al lector (o espectador) identificarse con alguien en la historia, que aunque no es tan brillante como el detective principal, no deja de tener su encanto.



Fuente: Mejorespeliculas.tv

Deja un comentario