El planeta estuvo más callado durante la cuarentena, afirman científicos

Un nuevo estudio revela que, debido a la pandemia del COVID-19, los niveles de ruido sísmico causado por las actividades humanas disminuyeron significativamente entre marzo y mayo. El silencio comenzó a finales de enero en China y a mediados de marzo ya se había extendido al resto del mundo.

planeta tierra

A medida que los gobiernos internacionales comenzaron a aplicar medidas de aislamiento social debido a la pandemia de OVID-19, el mundo se volvió más «tranquilo». Ahora, un nuevo estudio revela que el confinamiento registrado entre los meses de marzo y mayo fue el mayor período de silencio jamás registrado en la historia de la humanidad.

Según el estudio publicado recientemente en la revista científica Science, el período de confinamiento surgió como una oportunidad única para que los investigadores en el campo de la sismología percibieran el impacto de las actividades humanas en las vibraciones de la Tierra, conocido como ruido sísmico.

Los científicos indican que los humanos son la tercera fuente más grande de ruido sísmico. Las vibraciones causadas por las actividades humanas se mezclan finalmente con los ruidos naturales de la Tierra, dificultando en muchos casos el trabajo de los sismólogos.

Los investigadores recogieron datos de 268 estaciones de vigilancia sísmica en todo el mundo, combinándolos con la información de los informes de movilidad de Apple y Google.

En total, 185 de las estaciones de vigilancia sísmica demostraron importantes reducciones del ruido sísmico. El estudio detalla que el silencio comenzó a finales de enero en China y a mediados de marzo ya se había extendido al resto del mundo.

Deja un comentario