Cómo elegir un buen regalo de navidad

Las fiestas decembrinas están ya a la vuelta de la esquina, y se hace necesario, o mejor dicho, urgente para quienes no lo han hecho, ir pensado en que regalaran a sus seres queridos. En lo que se refiere a algunos, como los hijos, esto es fácil dado que nos enteramos que desean para navidad, pero el regalo por ejemplo, la esposa, es algo que nos parece totalmente una incógnita, al menos desde el punto de vista de estar seguros de dar un regalo memorable. Por ello para que las felicitaciones navideñas graciosas te sean totalmente cómodas de escribir al estar seguro de que ofreces un buen regalo esta navidad, aquí te damos algunos consejos para escoger un buen obsequio.

compra-regalos-navidad

Observa: No seas de aquellos que regala algo pensando en que si se enfoca en lo que el otro necesita podrá realizar el mejor obsequio. No hagas esto al menos en navidad. Dicho esto queda descartado regalar a tu esposa una nueva lavadora, en su lugar, observa su guardarropa, sus zapatos, trata de identificar esas posesiones que protege con recelo por ser muy caras o exclusivas, y aquí ya tendrás un buen punto de partida para causar una sonrisa de oreja a oreja a tu esposa, o quien reciba tu presente.

Investiga a fondo: Para algunas personas su regalo ideal es de una naturaleza bastante básica de inferir como hacer una buena compra, tal como puede ser alguna joya, un televisor, etc. Pero para otras, es más complejo. Si piensas regalar cosas como obras de arte, figuras de acción o incluso videojuegos o algunos aparatos electrónicos medianamente complejos, necesitas hacer una investigación exhaustiva para asegurar que tu gasto se denotará en la emoción de la otra persona.

Se razonable: Esto está relacionado con el primer consejo, pero vale la pena hacer un punto y aparte. Se razonable, y principalmente no regales cosas sobre de las que conoces poco. Por ejemplo, si no conoces la mano de fatima significado, no regales una imagen de ella sin hacer una exhaustiva investigación, aunque más nos referimos a casos como el anterior que son difíciles de conocer en un corto plazo como se percibe el gesto, esto de modo que no causes por accidente un malentendido. Lo anterior no se reduce solo a religión, sino volviendo como comentamos al primer consejo, la esposa que recibe una lavadora nueva tal vez sea un poco menos complacida que la que recibe un abrigo de Mink.

Deja un comentario