Cómo conseguir dinero para iniciar tu negocio

Pedir un crédito para abrir tu propio negocio puede ser una decisión difícil. ¿Qué posibilidades existen de fracaso? ¿Sería mejor ahorrar y emprender sin comprometerme a una fuerte deuda? ¿Estoy perdiendo tiempo al no solicitar un préstamo?, bien, la repuesta a estas preguntas reside en tu plan de negocios y, si bien entendemos que tal vez deseas una respuesta corta que te brinde seguridad, cualquiera que te diga que pedir un préstamo es una mala o buena idea sin conocer tu plan de negocios te está dando una respuesta superficial (esto involucra regularmente a amigos o familiares) o bien es un ejecutivo de cuentas intentando captar un cliente.

prestamos_personales-1

Sabemos que pedir un préstamo puede poner tensión y miedo al fracaso (principalmente por la posible incapacidad de pagar la deuda) y, así mismo, no pedir un préstamo puede hacerte sentir que estas dejando ir buenas oportunidades (esto por la lentitud que resulta ahorrar lo suficiente para llevar a cabo tu proyecto de negocio). No te vamos a decir que seas positivo, y más temprano que tarde te conviene entender que para emprender y tener éxito, te conviene que dejes de sentir y te pongas a usar el cerebro.

Por ello, es este artículo te decimos cómo conseguir el dinero para un negocio, y con “como” nos referimos a la forma inteligente de conseguir financiamiento, no a la fuente del préstamo.

Plan de negocios

El plan de negocios es más que una lista de costos, este primeramente debe tener la forma de operar, el tipo de producto y, sobre todo, los gastos a incurrir, se pueden dividir por iniciales (compra de materia prima, maquinaria, sueldos y salarios, etc.), fijos o variables (renta, luz, agua, seguros, comunicaciones, sueldos y salarios, pago de créditos, etc.) y recurrentes u ocasionales (reparaciones, fumigación, compras no previstas, etc.).

ideas-de-negocios

Así mismo, los inmuebles, autos, maquinaria inicial, etc. (activos fijos) se deprecian, pierden valor o, a términos simples, tienen un tiempo de vida útil promedio que te asegura que si o si, algún día vas a tener que remplazarlos.

Esta parte esta simplificada, te toca a ti investigar a fondo y, si es necesario, contratar a un consultor, pero a términos simples, todo esto se trata de cuánto dinero necesitara tu idea de negocio no solo inicialmente, sino a cuanto ascenderán los costos de que tu empresa se mantenga operando tenga o no ganancias.

Proyecciones

Es parte del plan de negocios, pero involucra datos externos, como la cantidad de competidores, tiempo en el mercado de estos competidores, ganancias estimadas, crecimiento histórico de las empresas del sector en que esta tu negocio, tasa de inflación. Etc. Estos datos te permitirán obtener un estimado de ganancias iniciales e índice de crecimiento de las mismas, así como la dificultad de posicionamiento en el mercado.

administrar-el-tiempo

Siempre es recomendable que las proyecciones se inclinen hacia los resultados más bajos proyectados, y deben de crecer como mínimo lo suficiente como para cubrir la tasa de inflación promedio, y con ello cubrir los gastos como los que mencionamos en el punto anterior. Después de esto, lo que salga de la operación Proyecciones mínimas – Gastos te permitirá conocer cuanta rentabilidad tiene tu negocio y, así mismo, cuanto tardara tu negocio en pagar un préstamo.

Apalancamiento vs ahorro

Apalancamiento puede entenderse como un préstamo, y el nivel de apalancamiento depende en base a tu capital disponible, es decir, si tu cuentas con $100, al pedir prestados $200, el apalancamiento será 2 a 1, es decir, estarás moviendo el doble del dinero que realmente tienes, este dinero lo tendrás que devolver con sus respectivos intereses.

Cualquier buen banco o incubadora de negocios te atenderá a fondo sobre todo lo referente a tu préstamo, por ejemplo, en Cashrush te asesorarán sobre el tipo de interés o sobre el préstamo más adecuado para tu negocio.

Todo el trabajo de planeación y proyecciones estimadas, si se realizan inteligentemente, te brindaran información valiosa, como si te conviene ahorrar y abrir tu negocio sin comprometerte a una deuda bancaria o en su caso, el % mínimo proyectado de retorno satisface el pago de los hipotéticos $200 prestados + intereses. Esta situación la debes contrastar contra tu capacidad de ahorro, de esta ecuación lo que obtendrás es el tiempo necesario para que tu empresa sea rentable cuando se opta por un crédito vs cuando se opta por ahorrar, si la rentabilidad neta se proyecta en mejores tiempos de retorno de ganancias, entonces adquirir un crédito es la opción más inteligente.

Todo lo dicho requiere de fórmulas matemáticas, análisis de producto, mercado, promovedores, logística y muchos más etc. La dificultad de elaborar un buen plan por nuestra cuenta depende del ramo y tamaño de la empresa a construir, si esto sobrepasa tu conocimiento, no dudes en invertir en la consultoría de un profesional financiero para elaborar tu plan de negocios sin dejar ningún punto clave fuera.

En síntesis, solicitar un préstamo o ahorrar, ambas opciones pueden ser caminos factibles para conseguir el capital necesario de tu empresa. Sin embargo, salvo determinados casos, pedir un préstamo es el camino más corto para consolidar rentabilidad (siempre y cuando tu plan de negocios confeccionado), dicho de otro modo, pierdes más dinero ahorrando que pidiendo un préstamo y esto sin mencionar el tiempo que pierdes al estar indeciso.

La posibilidad de éxito depende de un buen análisis matemático de todos los factores, una vez entendidos los puntos clave, saber que decisiones tomar y como distribuir las re-inversiones de tu negocio para obtener el máximo beneficio y llevar el desarrollo de tu negocio de forma más segura hacia un consolidación en el mercado.

Deja un comentario